Busqueda Rapida
Búsqueda Avanzada
CATALOGO
Recomendaciones en la Seleccion de Ropa de Seguridad Industrial
ROPA DE PROTECCIÓN.




Se entiende por ropa de protección la que sustituye o cubre a la ropa personal, y que está diseñada, para proporcionar protección contra uno o más peligros, básicamente:

  • Lesiones del cuerpo por agresiones externas.
  • Riesgos para la salud o molestias vinculados al uso de prendas de protección.
Habitualmente, el uso de ropa y equipo de protección disminuye la productividad y aumenta la incomodidad del trabajador. También puede perjudicar a la calidad, porque la ropa de protección incrementa las tasas de error. La ropa de protección química e ignífuga obliga a considerar una serie de normas generales relativas a los conflictos inevitables entre comodidad del trabajo, eficacia y protección. La solución óptima es seleccionar el grado mínimo de ropa y equipo de protección necesarios para realizar el trabajo de forma segura. La configuración de la ropa protectora varía mucho en función del uso a que vaya destinada. No obstante, los elementos normales son casi siempre similares a las prendas de uso común (pantalones, chaqueta, capucha, botas y guantes). En aplicaciones como la resistencia a la llama o la manipulación de metales fundidos se utilizan elementos especiales, como calzones, brazaletes y mandiles fabricados con fibras o materiales naturales o sintéticos, tratados o sin tratar (un ejemplo histórico sería el amianto). La ropa protectora frente a riesgos químicos suele ser de confección más especializada. Usualmente, la ropa de protección se clasifica en función del riesgo específico para cuya protección está destinada. Así, y de un modo genérico, se pueden considerar los siguientes tipos de ropa de protección: Ropa de protección frente a riesgos de tipo mecánico Las agresiones mecánicas contra las que está diseñada este tipo de ropa esencialmente consisten en rozaduras, pinchazos, cortes e impactos. En la actualidad, los materiales constituyentes de este tipo de ropa son p-aramidas, como el Kevlar o el Twaron, y otras fibras sintéticas. Ahora hay ropa especializada (también guantes) resistente a los cortes, que se utiliza en tareas como el despiece de carne, manipulación de vidrio y la silvicultura (con sierras de cadena). Las propiedades de estas prendas se basan en una resistencia esencial al corte o en la inclusión de una masa de fibras suficiente para atascar las piezas móviles (la sierra de cadena, por ejemplo). En cuanto a las características de protección, algunos tipos de ropa presentan diversas clases de protección y otros no. En el caso de existir estas clases de protección, los niveles de prestación se indicarán conjuntamente con el pictograma identificativo de la ropa de protección en cuestión que deben venir suficientemente explicados en el folleto del fabricante, así como indicaciones relativas a las situaciones en las que debe utilizarse la prenda y sus límites de utilización admisibles.


Ropa de protección frente al calor y el fuego

Este tipo de prendas está diseñado para proteger frente a agresiones térmicas (calor y/o fuego) en sus diversas variantes, como pueden ser:
  • llamas
  • transmisión de calor (convectivo, radiante y por conducción)
  • proyecciones de materiales calientes y/o en fusión
En cuanto a su composición, existen multitud de fibras en función de la característica protectora que se quiera potenciar, la cual, lógicamente, dependerá directamente del tipo de riesgo frente al que se quiera proteger. Finalmente, en lo relativo a las características de protección de las prendas, para su especificación se establecen los siguientes parámetros y sus correspondientes niveles de prestación:
  • propagación limitada de la llama: un nivel de prestación, (0 o 1)
  • resistencia al calor convectivo: cinco niveles de prestación, (1, 2, 3, 4 o 5)
  • resistencia al calor radiante: cuatro niveles de prestación, (1, 2, 3 o 4)
  • resistencia a salpicadura de aluminio fundido: tres niveles de prestación, (1, 2 o 3)
  • resistencia a la salpicadura de hierro fundido: tres niveles de prestación, (1, 2 o 3)
Cuanto mayor sea el nivel de prestación, mayor será la protección relativa al parámetro asociado a dicho nivel. Deben satisfacer los siguientes requisitos:
  • Propagación limitada de la llama:
    • No arde hasta los bordes.
    • No se forma agujero.
    • No se desprenden restos inflamados o fundidos.
  • Resistencia a proyecciones de metal fundido
    • Se deben necesitar al menos 15 gotas de metal fundido para elevar al menos en 40º la temperatura de la muestra pretratada.
En cualquier caso indicaciones relativas al marcado, niveles de prestación etc. deben venir claramente expresadas en el folleto informativo del fabricante.


Ropa de protección frente a riesgo químico.

La protección frente a riesgos químicos presenta la particularidad de que los materiales constituyentes de las prendas son específicos para el compuesto químico frente al cual se busca protección, normalmente el factor decisivo es la toxicidad o peligrosidad de la sustancia por vía transcutánea. Así, para cada pareja, constituida por material constituyente de la prenda/producto químico, es preciso fijar los niveles de protección.
Dichos niveles se definen a través de una escala con seis índices de protección (el 1 indica la menor protección y el 6 la máxima). Estos "índices de protección" se determinan en función de un parámetro de ensayo denominado "tiempo de paso" (BT. Breakthrough Time) el cual indica el tiempo que el producto químico tarda en atravesar el material.
  • Tipo 6: Estanqueidad limitada a la salpicadura y proyecciones de partículas.
  • Tipo 5: Hermético frente a partículas.
  • Tipo 4: Hermético frente a aerosoles o líquidos pulverizados.
  • Tipo 3: Hermético frente a líquidos.
  • Tipo 2: Hermético frente a gases, enlaces no herméticos.
  • Tipo 1: Hermético frente a gases
Para los trajes de protección se establece además la siguiente clasificación:
  • Trajes tipo 1: Herméticos a productos químicos gaseosos o en forma de vapor. Cubren todo el cuerpo, incluyendo guantes, botas y equipo de protección respiratoria. Todos ellos están constituidos por materiales no transpirables y con resistencia a la permeación. Se subdividen en:
    • Tipo 1 a: Llevan el equipo de protección respiratoria dentro del traje.
    • Tipo 1 b: Llevan el equipo de protección respiratoria en el exterior del traje.
    • Tipo 1 c: Van conectados a una línea de aire respirable.
  • Trajes tipo 2: Son como los del tipo 1 c, pero sus costuras no son estancas. Todos ellos están constituidos por materiales no transpirables y con resistencia a la permeación.
  • Trajes tipo 3: Tienen conexiones herméticas a productos químicos líquidos en forma de chorro a presión. Todos ellos están constituidos por materiales no transpirables y con resistencia a la permeación.
  • Trajes tipo 4: Tienen conexiones herméticas a productos químicos líquidos en forma de spray. Pueden estar constituidos por materiales transpirables o no, pero que tienen que ofrecer resistencia a la permeación.
  • Trajes tipo 5: Tienen conexiones herméticas a productos químicos en forma de partículas sólidas. Están confeccionados por materiales transpirables y el nivel de prestación se mide por la resistencia a la penetración de partículas sólidas.
  • Trajes tipo 6: Ofrecen protección limitada frente a pequeñas salpicaduras de productos químicos líquidos. Están confeccionados por materiales transpirables y el nivel de prestación se mide por la resistencia a la penetración de líquidos.
Así pues vemos como el tipo 1 es el más hermético y el tipo 6 el menos hermético. No debe, en estas condiciones, confundirse esta clasificación de los trajes con los índices de protección de los materiales (anteriormente presentados), en los que como vimos la gradación era justo la inversa: el 1 indicaba la menor protección y el 6 la máxima. Ropa de protección frente al frío y la intemperie Aparte de los trabajos desarrollados en exteriores en condiciones invernales, los riesgos por bajas temperaturas pueden presentarse en industrias alimentarias, plantas criogénicas, etc.
Los materiales constituyentes de este tipo de ropa habitualmente consisten en textiles naturales o sintéticos recubiertos de una capa de material impermeable (PVC o poliuretanos) o bien sometidos a algún tratamiento para lograr una protección específica. Prestaciones de las prendas de protección contra el frío a temperaturas inferiores a -5º.
  • X: Coeficiente de aislamiento térmico: Aislamiento desde la piel hasta la superficie externa de la prenda.
  • Y: Clase de Permeabilidad al aire (0 a 3): nivel de impermeabilidad de la prenda.
  • Z: Clase de Resistencia evaporativa: nivel de respirabilidad de la prenda.
Características de las prendas de protección contra mal tiempo, viento o frío ambiental por encima de -5º.
  • X: Resistencia a la penetración del agua (0 a 3): nivel de impermeabilidad de la prenda.
  • Y: Resistencia evaporativa: nivel de respirabilidad de la prenda.

Ropa de protección frente a riesgos biológicos


Esta clase de riesgos han recibido mucha atención a consecuencia de la difusión del SIDA y la hepatitis, que se transmiten con la sangre. Por tanto, los puestos de trabajo que puedan suponer exposición a la sangre o los fluidos orgánicos suelen exigir el uso de ropa y guantes resistentes a los líquidos.
Las enfermedades transmitidas por los animales mediante la manipulación (el ántrax, por ejemplo) se conocen desde hace mucho tiempo y requieren medidas de protección similares a las utilizadas para manipular los patógenos transportados por la sangre que afectan al hombre.
Los campos de actividad donde se suelen presentar los riesgos de tipo biológico son: medicina, industria alimentaria y tratamiento de residuos.

En la confección de estas prendas se ha avanzado en dos direcciones.
Por un lado se han desarrollado productos que toman como base materiales no-tejidos, que actúan como barreras efectivas, y por otro lado los tejidos antibacterianos, obtenidos por aplicación de un agente bactericida sobre la superficie de la tela.


Ropa de protección frente a radiaciones (ionizantes y no ionizantes)

En general, la eficacia de la ropa que protege frente a radiaciones ionizantes se basa en el principio del apantallamiento (como los mandiles y guantes forrados de plomo, por ejemplo); en cambio, la ropa que protege frente a radiaciones no ionizantes, como las microondas, se basa en la conexión a tierra, el aislamiento mediante blindajes electromagnéticos y los tejidos con elevada conductividad eléctrica y disipación estática.


Ropa de protección de alta visibilidad

Ropa destinada a señalizar visualmente la presencia del usuario, con el fin de que este sea detectado en situaciones de riesgo, bajo cualquier tipo de luz diurna, o haz de luz artificial.
La protección se puede conseguir por el propio material constituyente de la prenda o por la adición a la prenda confeccionada de materiales fluorescentes o con características de retrorreflectividad adecuadas. Existen tres clases para este tipo de ropa (1, 2 y 3), siendo la clase 3 la que ofrece mayores características de visibilidad y la 1, las menores.
La detección visual del usuario, se mejora con un alto contraste entre la ropa y el ambiente de fondo en el que se verá, así como con una mayor extensión de las áreas cubiertas por los materiales de alta visibilidad. Se definen tres rangos de color de material de fondo y de material combinado; los tres confieren durante el día, visibilidad en la mayor par te de los medios rurales y urbanos.

De todas formas, los usuarios deberán tener en cuenta el entorno específico en el que se desarrolla su actividad, para determinar cuál es el tipo de protección necesario y seleccionar así el color que proporcione el mejor contraste.
Dos tablas indican dos clases de materiales de característica única.
Los niveles más altos de retrorreflexión, aseguran el mejor contraste y la mejor visibilidad. Así pues, deberá utilizarse el producto retrorreflectante con el coeficiente de retrorreflexión más elevado. Se definen tres clases de ropa de protección, según las áreas mínimas de material reflectante que incorporan.
Aunque el área utilizada en la prenda depende obviamente del tipo de ropa y la talla del usuario, hay que resaltar que la ropa de clase 3 ofrece mayor visibilidad en la mayoría de los medios urbanos y rurales que la ropa de clase 2, la cual a su vez supera en visibilidad a la de clase 1. En la actualidad las características de este tipo de ropa vienen reguladas por la norma EN 471.
  • X: Clase de superficie de la materia de base fluorescente (0 a 3): Indica la clase de la materia visible del retroreflectante y del fluorescente.
  • Y: Clase de materia retroreflectante (0 a 2): Indica la clase de materia retroreflectante en función de su coeficiente de retroflexión.


Ropa de protección frente a riesgos eléctricos y protección antiestática

En baja tensión se utilizan fundamentalmente el algodón o mezclas algodón-poliéster, mientras que en alta tensión se utiliza ropa conductora. Por su parte, la ropa antiestática se utiliza en situaciones en las que las descargas eléctricas debidas a la a*****ulación de electricidad estática en la ropa pueden resultar altamente peligrosas (atmósferas explosivas y deflagrantes).
Para su confección se utilizan ropas conductivas, tales como tejidos de poliéster-microfibras de acero inoxidable, fibras sintéticas con núcleo de carbón, etc.
En la actualidad la normativa técnica existente en este campo en el ámbito de la UE se circunscribe a las normas EN 1149 y EN 60895.



Factores que se deben tener en cuenta desde el punto de vista de la seguridad para la elección y utilización del equipo

Acciones generales

Por contacto 
Desgaste debido a la utilización
Resistencia al rasgado, alargamiento, resistencia al comienzo de rasgado
Acciones mecánicas
   Por abrasivos de decapado, objetos puntiagudos y cortantes
   Resistencia a la penetración
Acciones térmicas
    Productos ardientes o fríos, temperatura ambiente
    Aislamiento contra el frío o el calor, mantenimiento de la función protectora
    Contacto con las llamas Incombustibilidad, resistencia a la llama
Por trabajos de soldadura Protección y resistencia a la radiación y a las proyecciones de metales en fusión 
Acción de la electricidad
     Tensión eléctrica
     Aislamiento eléctrico
Acciones químicas Daños debidos a acciones químicas
     Estanquidad y resistencia a las agresiones químicas
     Acción de la humedad Penetración de agua
     Permeabilidad al agua
Falta de visibilidad
     Percepción insuficiente
     Color vivo, retrorreflexión
Contaminación
     Contacto con productos radiactivos
     Estanquidad, aptitud para la descontaminación, resistencia
Incomodidad y  molestias al trabajar Insuficiente confort de uso Diseño ergonómico:
   Dimensiones, progresión de las tallas, volumen de superficie, confort, permeabilidad al vapor de agua



Para la salud
Mala compatibilidad Calidad de los materiales
Falta de higiene
Facilidad de mantenimiento
Adherencia excesiva Forma ajustada, hechura
Alteración de la función de protección debida al envejecimiento Intemperie, condiciones ambientales, limpieza, utilización
Resistencia del equipo a las agresiones industriales
Mantenimiento de la función protectora durante toda la duración de vida del equipo Conservación
Eficacia protectora insuficiente Mala elección del equipo
Elección del equipo en función de la naturaleza y la importancia de los riesgos y condicionamientos industriales:
   Respetando las indicaciones del fabricante (instrucciones de uso)
   Respetando el marcado del equipo (ej: clases de protección, marca correspondiente a una utilización    específica)
Elección del equipo en función de los factores individuales del usuario
Mala utilización del equipo
Utilización apropiada del equipo y con conocimiento del riesgo Respetando las indicaciones del fabricante Suciedad, desgaste o deterioro del equipo
Mantenimiento en buen estado Controles periódicos Sustitución oportuna Respetando las indicaciones del fabricante


Marcado de ropa de protección. Aparte del obligatorio marcado "CE" conforme a lo dispuesto en el Real Decreto 1407/1992, la ropa puede ir marcada con los siguientes elementos, según lo exigido en la norma UNE - EN 340, esta norma europea especifica los requisitos generales de ergonomía, envejecimiento, designación de tallas y marcado de la ropa de protección y para la información suministrada por el fabricante:
  • Dirección conocida y completa del fabricante o del representante autorizado.
  • Marca y referencia (nombre comercial o código)
  • Información sobre la gama disponible de tallas.
  • Cuando sea aplicable, pictogramas que definen las características técnicas con los niveles de protección correspondientes.
  • Instrucciones para el uso si es relevante.
  • Instrucciones del cuidado:
Cada pieza de ropa de protección estará marcada, y dicho marcado se realizará o bien sobre el propio producto o en etiquetas adheridas al mismo y tendrá una duración adecuada al número de procesos de limpieza apropiados. En caso de no ser posible proceder así (por merma de la eficacia protectora de la prenda, p. ej.), el marcado se pondrá en la unidad de embalaje comercial más pequeña A continuación se indican diferentes pictogramas existentes para diferentes tipos de riesgos: Pictogramas


EN 340 Exigencias generales.
EN 510: Protección contra piezas móviles
EN 343: Protección contra mal tiempo
EN 1149: Protección contra descargas electrostáticas

EN 342: Protección contra el frío
EN 531: Protección contra calor y fuego

EN 465: Protección contra riesgos químicos.

EN 471: Alta Visibilidad
EN 381: Protección contra motosierra EN 1073: Radiaciones ionizantes y  contaminación radiactiva

En cuanto a las clases existentes para cada tipo de ropa (en el caso de existir), éstas se determinan en función del denominado "nivel de prestación". Estos niveles de prestación consisten en números que indican unas categorías o rangos de prestaciones, directamente relacionados con los resultados de los ensayos contenidos en las normas técnicas destinadas a la evaluación de la conformidad de la ropa de protección, y en consecuencia constituyen unos indicadores del grado de protección ofrecido por la prenda. Selección de ropa de protección. Recomendaciones a tener en cuenta para la selección de vestuario laboral:
  • La elección debe ser realizada por personal capacitado y requerirá un amplio conocimiento de los posibles riesgos del puesto de trabajo y de su entorno, teniendo en cuanta la participación y colaboración del trabajador que será de capital importancia.
  • El folleto informativo referenciado en el R.D. 1407/1992 contiene, en la(s) lengua(s) oficial(es) del Estado miembro, todos los datos útiles referentes a: almacenamiento, uso, limpieza, mantenimiento, desinfección, accesorios, piezas de repuesto, fecha o plazo de caducidad, clases de protección, explicación de las marcas, etc.
  • El empresario debe confeccionar una lista de control, con la participación de los trabajadores, para cada sector de la empresa o ámbito de actividad que presente riesgos distintos. Se ha demostrado fundamental para la adecuada elección de los distintos modelos, fabricantes y proveedores, que dicha lista forme parte del pliego de condiciones de adquisición.
  • Normalmente los equipos de protección no se deben intercambiar entre varios trabajadores, pues la protección óptima se consigue gracias a la adaptación del tamaño y ajuste individual de cada equipo.
  • A la hora de elegir prendas de protección se buscará una solución de compromiso entre la protección ofrecida y la comodidad y libertad de movimientos. Por tanto, las prendas de protección se deberán adquirir, en particular, en función del tipo y la gravedad de los riesgos presentes, así como del uso a que van a estar sometidas, de las indicaciones del fabricante (folleto informativo), del rendimiento del equipo (p. ej. clases de protección, ámbitos de uso específicos) y de las necesidades ergonómicas y fisiológicas del usuario.
  • El vestuario laboral debe ser de talla correcta. La utilización de ropa demasiado estrecha puede, por ejemplo, mermar sus propiedades aislantes o dificultar la circulación.
  • Antes de comprar una prenda de protección, esta debería probarse en el lugar de trabajo.


Uso y mantenimiento de ropa de protección.

 Algunas indicaciones prácticas de interés en los aspectos de uso y mantenimiento son:
  • Las prendas de protección deben ser objeto de un control regular, si presentan defectos, grietas o desgarros y no se pueden reparar, hay que sustituirlas dado que su acción protectora se habrá reducido. La vida útil de la ropa de protección guarda relación con las condiciones de empleo y la calidad de su mantenimiento. Se aconseja al empresario que precise en la medida de lo posible el plazo de utilización (vida útil) en relación con las características de la ropa, las condiciones de trabajo y del entorno, y que lo haga constar en las instrucciones de trabajo junto con las normas de almacenamiento, mantenimiento y utilización.
  • En los trajes de protección para trabajos con maquinaria, los finales de manga y pernera se deben poder ajustar bien al cuerpo, y los botones y bolsillos deben quedar cubiertos.
  • En caso de exposición a calor fuerte en forma de calor radiante, debe elegirse una prenda de protección de material textil metalizado.
  • Para el caso de exposición intensiva a las llamas a veces se requieren trajes de protección con equipos respiratorios, en cuyo caso resulta preciso entrenar specíficamente al trabajador para su uso.
  • Las fibras naturales se pueden limpiar con métodos de lavado normales si no están contaminadas con materiales tóxicos. Los procedimientos de limpieza apropiados para fibras y materiales sintéticos suelen ser limitados. Así, algunos productos tratados para que presenten resistencia a la llama pierden eficacia si no se limpian correctamente y debe renovarse el tratamiento ignífugo después de su limpieza.
  • Por su parte, los trajes de protección contra sustancias químicas requieren materiales de protección específicos frente al compuesto del que van a proteger. En todo caso deben seguirse las indicaciones dadas por el fabricante.
  • Los trajes de protección contra radiaciones suelen utilizarse conjuntamente con equipos de protección respiratoria que generen la suficiente sobrepresión como para evitar fugas de contaminante hacia el interior y mantener la distancia necesaria con las sustancias nocivas.
  • Los trajes de protección sometidos a fuertes desgastes (p.ej. fuertes agresiones térmicas por radiación o llama, o trajes de protección contra sustancias químicas) están diseñados de forma que las personas entrenadas puedan utilizarlos durante un máximo de aproximadamente 30 minutos. Los trajes de protección para solicitaciones menores se pueden llevar durante toda la jornada de trabajo.
  • Con el transcurso del tiempo, la radiación ultravioleta de la luz solar reduce la luminosidad de la capa fluorescente de las prendas destinadas a aumentar la visibilidad de los trabajadores. Estas prendas deben descartarse a más tardar cuando adquieran una coloración amarilla. Las prendas reflectantes pierden muy rápidamente su visibilidad en caso de ensuciamiento, por lo que se deben limpiar con regularidad.
  • En la reparación de prendas de protección, sólo se deben utilizar materiales que posean las mismas propiedades y, en algunos casos, solicitar reparaciones al mismo fabricante.
  • En la limpieza y conservación de prendas de protección frente a riesgos biológicos deben observarse las precauciones higiénicas adicionales proporcionadas por el fabricante.
  • Hay ropa protectora que presenta limitaciones de conservación, como una duración máxima predeterminada, necesidad de protección frente a la radiación UV (luz solar, antorcha de soldar, etc.), el ozono, la humedad o extremos de temperatura, o prohibición de plegar el producto. Muchos de los monos de polímero cerrados pueden dañarse si se guardan doblados en lugar de colgados rectos.









Copyright © por EQUIPO DE SEGURIDAD INDUSTRIAL Derechos Reservados.

Publicado en: 2009-10-18 (19466 Lecturas)

[ Volver Atrás ]
Contenido
· 
· Selección de Protectores Auditivos
· Recomendaciones de Calzado de Seguridad
· Equipo Respiratorio apropiado
· Uso de Lentes y Caretas de Seguridad
· Selección del Casco de Seguridad
· Seleccion y Mantenimiento de Guantes
· Recomendaciones en la Seleccion de Ropa de Seguridad Industrial
· Seguridad en las alturas
 


MONTERREY (81)40406656
         D.F. (55)41691100         
E-MAIL: ventas@equipodeseguridadindustrial.com